Noticias.
LA SOCIEDAD FILARMÓNICA DE MÁLAGA CUENTA CON EL APOYO DE BILBA
compromiso social.
LA SOCIEDAD FILARMÓNICA DE MÁLAGA CUENTA CON EL APOYO DE BILBA
La constructora destina una partida a la cultura musical en la ciudad

La Málaga de mediados del siglo XIX vio nacer a la que más tarde se convertiría en la referencia musical de la ciudad. El año era 1868 y el nombre escogido Sociedad de Conciertos Clásicos. Un año después, este pasó a denominarse Sociedad Filarmónica de Málaga, con el que llega hasta la actualidad.

Entre sus filas llegó a contar con músicos de la talla de Eduardo Ocón, uno de los malagueños ilustres de la época, quien ostentó la dirección facultativa de la misma y exigió clases de solfeo a sus miembros.

Más tarde, en 1880, vio nacer el Conservatorio de Música, el cual acoge a importantes intérpretes, como Rubinstein, Albéniz o Gayarre, entre otros. Hecho este que impulsa su importancia y da pie a que ocupe el edificio del Liceo y se funde el Real Conservatorio de Música María Cristina.

Hoy en día, la Sociedad Filarmónica de Málaga ofrece más de una veintena de conciertos cada temporada, entre los que se encuentran un gran número de conjuntos de cámara, solistas y agrupaciones corales.

Ello revierte en su propia organización, que cada año ve cómo aumenta el número de socios, pero también en la acogida que recibe por parte de la ciudad. Un claro ejemplo de ello son distintos reconocimientos, como la Medalla de plata al Mérito a las Bellas Artes, el premio Ciudad de Málaga del Excelentísimo Ayuntamiento y la medalla de honor de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo.

La visión de Bilba

El compromiso social de Bilba también lo es con la cultura, un pilar fundamental en nuestra sociedad al que es necesario apoyar para seguir acercando la actividad cultural a la ciudadanía.

Fotografía: Archivo Fundación Unicaja

cerrar